viernes, 26 de mayo de 2017

Consigna en Santiago de Compostela

Hay un viaje que está en el bucket list de casi todo el mundo: llegar a hacer el camino de Santiago, o al menos un parte. Ese camino que fue una frontera más que mitológica que separaba el mundo cristiano durante la Reconquista y que fue testigo de innumerables leyendas y creencias por todo el territorio gallego y español, se ha convertido en un símbolo de viaje espiritual por todo el mundo. Son millones las personas que llegan cada año a cualquier punto del camino llenas de promesas, de esperanzas, o simplemente curiosas por las historias que han oído y que esperan vivir por sus sendas. Hay muchas maneras de hacer el camino, y, sobre todo hay muchos lugares desde donde iniciarlo. Pero la realidad es que sólo hay un punto de llegada.


Cuando el peregrino observa desde el Monte do Gozo el casco antiguo de Santiago, con las torres de la Catedral reclamando su protagonismo, siente el placer del trabajo bien hecho, de haber cumplido con uno mismo en su meta. Y, sobre todo, siente la historia y siente perpetuar la tradición que iniciaron hace más de trece siglos los primeros peregrinos que llegaron buscando los restos del Sanctus Iacobus. Después, la subida por la Rua do Franco hacia la Plaza del Obradoiro pone la guinda al pastel. Caminar por esas calles empedradas, que han conservado tan sabiamente su estética, nos devuelve a la esencia de la Edad Media, y, de pronto, estaríamos encantados de buscar cobijo bajo el techo de la Catedral, bañados por el incienso del botafumeiro para limpiarnos de todo lo vivido, antes y durante el camino. Si quieres vivir un poco la sensación, lo podrás hacer todos los días a las 12:00 pm durante la misa del peregrino.


  Es importante recordar a los viajeros que antes de entrar a la Catedral es imprescindible hacer una parada para despojarse de los bultos, ya que no está permitido entrar al templo con mochilas ni maletas. Y ahí es donde de nuevo Keepiz aparece para hacerte la vida un poco más fácil. Tenemos cinco consignas repartidas por la ciudad, para que puedas planificar con antelación tu servicio de consigna, y disfrutar con toda tranquilidad de tu última parada en el camino. Además, ya sabes que te ofrecen servicios complementarios como pueden ser baños, wi-fi, enchufes, información de la ciudad (¿te aseguraste de que tendrías una buena cama para descansar a la llegada?) y sobre todo, una esmerada atención al más puro estilo Keepiz.


Y una vez que ya hayas resuelto el tema de tu equipaje, puedes llegar a tu destino. Pero no sólo la Catedral merece la visita. Todo el casco histórico es una maravilla (no te olvides de hacer la ruta del “Paris – Dakar” en la Rua do Franco. Si aguantas hasta el final me escribes y me cuentas el secreto), desde la Plaza de Quintana hasta cualquiera de sus Ruas. También te recomendamos el Mercado de Abastos, el Museo do Pobo Gallego o la Facultad de Geografía e Historia con más de cinco siglos de presencia.

Hacer mención también que a algo básico por lo que Galicia es especial: su gastronomía. No dejes de probar sus vinos, tanto el Ribeiro como el Albariño, sus quesos y cecinas. El marisco, el pescado y el chuletón de Galicia. El pulpo a la Feria o la empanada. Y, para terminar, vete a tomar un orujo o si lo prefieres una queimada para ver si lo de las brujas (lo de que habelas ailas) se te vuelve un poco verdad en cualquiera de las mágicas noches que te puede ofrecer esta ciudad llena de vida.

Ya lo sabéis, si teníais pensado cumplir ese sueño durante las próximas vacaciones de verano, desde aquí os animamos a hacerlo, seguro que quedaréis encantados con la experiencia. Y, sobre todo, contad con nosotros, que ya tenemos una nueva ciudad en la que podemos haceros la vida más fácil dándoos la libertad que mereces en tu visita. ¡Te esperamos por allí!

No hay comentarios:

Publicar un comentario